Mil pedazos 

Cuando tu estabas conmigo, el invierno no era frío. Amor calentado el hogar, como el sol a través del vidrio. La vida dulce y sabrosa de tu mano, amor mío. Y los días eran bellos como lirios del camino. De repente cambió todo, un destino entrometido. Quedé sola, sin tu abrazo, dónde marchas amor mío…Corazón en mil pedazos, solo hielo y el delirio. Jamás vuelves a mis brazos, a este cuerpo ya vacío…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s